ETIQUETAS

LO ÚLTIMO PUBLICADO

sábado, 14 de septiembre de 2019

Ser guía en emprendimiento sin libro de texto.

Estos días en facebook hay un debate, que me encanta, sobre la didáctica del emprendimiento.
Como en todos los debates no hay una verdad absoluta, cada uno tiene sus opiniones  y creencias basadas en su experiencia y conocimientos.


Por todos es conocida mi negativa a seguir un manual en clase con los alumnos.
A continuación ordeno mis pensamientos y os explico, sin ánimo de generar polémica,  los motivos por los que sigo negándome a participar en la elaboración de libros de texto, y consecuentemente también a usarlos con los alumnos.


1º) Entender el emprendimiento.


Emprender es una actitud ante la vida que se fundamenta y genera valor cuando confluyen en la persona profundo dominio de una rama del conocimiento (y conocimientos horizontales sobre procedimientos y formas de hacer), dominio de habilidades básicas como comunicación, creatividad, trabajo en equipo…y actitudes favorables y perseverantes ante los retos que plantea cada nuevo proyecto vital.

El emprendimiento es en esencia un viaje, una experiencia basada en la observación y la autoconfianza para aprender a observar y resolver los Pro-blemas que tenemos frente a frente. Es un proceso activo y vital en la que construimos y deconstruimos, aprendemos de errores hasta que llegamos a Pro-yectos con valor para la sociedad.

2º)  Las infinitas posibilidades que ofrece el emprendimiento a  alumnos y profesores.


Mientras que la investigación científica es algo "elitista" al alcance sólo de personas con amplísimos conocimientos en un área concreta. La innovación decrocratiza las posibilidades de intervención de una persona en la sociedad. Todos podemos innovar.

Las materias de emprendimiento permitirán introducir la cultura de la innovación y trabajar, de forma igualmente efectiva, a  alumnos muy buenos (o lo que se considera tradicionalmente bueno en educación) y alumnos con resultados académicos algo peores. De hecho, mi experiencia me dice, que  los alumnos menos buenos tienen un rendimiento brillante en esta materia si les dejamos desplegar las alas con proyectos muy personales.

Nunca me cansaré de proclamar a los cuatro vientos la belleza y singularidad de estas materias. De verdad compañeros, los alumnos recordaran el aula de emprendimiento si les permitimos crear en lo que ellos creen. Cierto es que no es,  ni sencillo ni calmado, ser un guía proactivo en un aula emprendedor. Exige del docente vaciarse hasta casi la extenuación, pero ese agotamiento físico es totalmente compensado con la gratitud y felicidad de ver que las clases fluyen, que el proceso funciona y que los alumnos crecen de nuestra mano.

3º) El error de los manuales de texto de las editoriales.

Ninguna escuela de capacitación emprendedora entrega un manual a los alumnos para emprender. Más bien capacitan bien a sus docentes y confieren seguridad creativa para dinamizar y guiar el proceso emprendedor.


En Secundaria, ¿qué está sucediendo?. 


- El primer hecho que observo es que en Secundaria lo que está ocurriendo es que las editoriales han visto negocio en las nuevas materias y han proliferado manuales lineales de emprendimiento que permiten a los docentes, en muchos casos forzados a guiar el emprendimiento del centro, acercar el emprendimiento  conceptual a los alumnos.
Yo no he encontrado ningún manual perfecto, de hecho me agobian, me atan, me frenan. No he sido capaz de seguir ninguno, ni veo necesario hacerlo. 


- El segundo hecho, que retroalimenta el primer hecho, es que las formaciones en emprendimiento no llegan o no convencen
No observo un cambio radical en la didactica del emprendimiento. En las formaciones en las que he participado me habéis comentado  dificultades, problemas e inseguridades para implementar la cultura de la innovación en el aula. Creo que las formaciones o son escasas o ineficientes, y eso hace que el docente busque manuales que le ayuden en la dura labor de guiar el emprendimiento.

- El resultado es que se "producen" manuales para alumnos que en muchos casos no alcanzan los objetivos ni, por supuesto, las competencias que  se esperan del alumno que pasa por el aula emprendedora. Sobre el papel todo queda muy bonito, ¿pero esas propuestas conceptuales permiten que los alumnos desarrollen su espíritu emprendedor como ampliamente lo marca le currículo?.



La solución podría ser... Capacitar adecuadamente a los docentes en emprendimiento (cualquiera no puede asumir estas materias, es una irresponsabilidad , estos docentes deben tener un perfil claro). Yo diseñaría y facilitaría formaciones y guías de emprendimiento para docentes que permitiera un cambio real. Cabe citar  la excelente guía de Lean StartUp de educación de Pablo Peñalver. 
La verdadera necesidad está ahí, en lograr que el docente tenga la confianza creadora de la que nos habla el experto Tim Kelley. El dilema es  ¿Construir por el tejado o construir por la base?.

4º) Nos agobiamos con el currículo, nos da miedo salirnos del currículo, nos obligamos a ser un libro de texto sólo porque es gratuito. Pero yo me pregunto, ¿seguir el manual es lo más correcto?, ¿permite esta forma de trabajo que los alumnos alcancen las competencias y los estándares marcados?.


Seguir un libro, sobre el papel, asegura que los alumnos alcanzan los estándares "X" o "Y", ¿esto es real?, ¿ es lo más correcto debido a que es lo más fácil de medir?. Siendo honesta os digo que, a veces salirnos del currículo es necesario para alcanzar los objetivos que marca el currículo. Y esto no es una contrariedad. Para emprender y conseguir el máximo  acercamiento al currículo  debemos modelar muchísimo los contenidos  adecuándolos a la realidad del alumno. De este modo, desde mi punto de vista, aunque sobre el papel no hemos seguido el 100% del programa, en la realidad el alumno consigue (en general)  todos los estándares marcados.

5º) Guiar el emprendimiento es maravilloso, es agotador pero merece la pena.
Yo sigo la siguiente secuencia:

  • Desarrollar la materia con proyectos de tipo social que los alumnos decidan.
  • Trabajar el proceso de emprendimiento en cada proyecto que desarrollemos: 
observar y ser conscientes del entorno--> investigar-->empatizar--> idear--> prototipar
  • Usar guías de herramientas emprendedoras.
(IDEO, Standford University, Designpedia, Harvard University, Teamlabs, Uxer, Redbility...).
  • Aprender de expertos, visitar proyectos emprendedores


Todo es cuestionable, todo es revisable. Lo que aquí he escrito se basa en una experiencia de 10 años investigando, impartiendo y compartiendo sobre emprendimiento.

Espero vuestras opiniones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Creative Commons